Convento de la Piedad | Publicaciones

Las imágenes del convento franciscano de la Piedad

Terrenos donde estuvo el convento, hoy cementerio municipal

Por Ignacio Gómez Galván

Con la desamortización de Mendizábal, todos los conventos de Guadalcanal se cerraron al culto y sus bienes vendidos en pública subasta. Así ocurrió con el de San José de la Penitencia (Santa Clara), la Concepción y el de la Piedad.
En el caso del Convento de la Piedad, fue vendido y rápidamente derruido por el comprador. Posteriormente las tierras fueron compradas por el Ayuntamiento, para construir el Cementerio Municipal de San Francisco, que todavía hoy existe.
Un amable lector nos ha pedido información de qué ocurrió con las imágenes que había en este convento. Buceando en el Archivo del Arzobispado, hemos encontrado esta información, que creemos explica lo que nuestro amable lector nos pedía.

En primer lugar vemos la carta que escribe

Los conventos de la Orden de San Francisco de Guadalcanal

Convento de San José de la Penitencia

(Transcripción de las Crónicas publicadas por FRAY ANDRES DE GUADALUPE en su Historia de la Santa Provincia de los Angeles, Madrid 1662)

                                                                              Por José Mª Álvarez Blanco

­­­­­­­

(Transcripción de las Crónicas publicadas por FRAY ANDRES DE GUADALUPE en su Historia de la Santa Provincia de los Angeles, Madrid 1662)

CARRERA DE SAN FRANCISCO

Los árboles amenos

ensombran el tapial. Pasan los hijos

de San Francisco en descalcez silente

De la cúpula ardida del cenobio

a la muralla mundanal, que senda

para hundirse en su fronda y olvidarse.

Ni el frescor del maizal cala en el hueso,

ni a la oración estorba la mazurca

de la hermana libébula

ni agosto en llamas pétalos

aturde. ¿Pobrecillos

y el mendrugo

La provincia franciscana de los Ángeles y sus conventos de la Sierra Norte de Sevilla

Por Salvador HERNÁNDEZ GONZÁLEZ

Del libro Cuatro siglos de presencia de los franciscanos en Estepa. Juan Aranda Doncel (dir.),  Actas del I Simposio,  Ayuntamiento de Estepa, Estepa. 2007, 992 pp.

Páginas 393-394

FRAY JUAN DE LA PUEBLA Y LOS ORÍGENES DE LA PROVINCIA DE LOS ANGELES

A lo largo de la historia la comarca de la Sierra Norte sevillana ha sido lugar escogido por diferentes órdenes religiosas para el establecimiento de fundaciones conventuales, buscando una soledad y retiro al que indudablemente contribuía con creces el marco natural de la zona. En el caso de la Orden Franciscana, ésta se establece la Sierra Norte en fecha temprana, al compás del proceso de nacimiento y expansión de la denominada Provincia de los Ángeles, que nacida en las vecinas

Carencias documentales sobre una parte de la historia de Guadalcanal: los Conventos

                               José María Álvarez Blanco – RG año 2007

Dada la importancia de Franciscanos y Clarisas en la Historia de nuestra villa me parece oportuno hacer la siguiente revisión del estado de la documentación disponible de los cuatro monasterios que de estas órdenes hubo en Guadalcanal, con vistas a completar, en lo posible, la historia de estos cenobios.

            Como bien recoge Andrés Mirón en, su por fin publicada, “Historia de Guadalcanal” de los cuatro conventos, tres eran femeninos y solo uno de frailes. A continuación, y por estricto orden de antigüedad, resumo cuales son los documentos que conozco para cada uno de los monasterios.

Convento de Nuestra Sra de la Piedad o San Francisco

Este Convento, que estuvo en el terreno del actual Cementerio de la Villa, fue

El convento y cementerio de San Francisco

Antonio Gordón Bernabé. RG año 2005

Enrique Enríquez, Comendador Mayor de León en la Orden de Santiago, muy devoto de la Orden de San Francisco, quería fundar un convento para descanso de él y su mujer María de Luna. En un viaje que hacía, llegó a Guadalcanal en 1489; agradóle el sitio, y más, habiendo nacido y criádose en el pueblo su abuelo el Almirante Alonso Enríquez que era hijo del Gran Maestre de la Orden de Santiago, Don Fadrique y de la Paloma, una judía de Llerena mujer de su mayordomo que lo tuvo en Guadalcanal en 1354, donde se crió de incógnito hasta los veinte años y donde ya escribía poesías, pues fue un gran trovador y a él se deben estos versos: “porfía mata venado, que

El convento de San Francisco

Leopoldo Tena – RG año 1981

En varias revistas de Feria he escrito estos años atrás sobre el Cementerio de San Francisco, de cuándo se empezó a construir el mismo, del año de su primer enterramiento, del nombre de la persona que fue enterrada la primera, etc., etc., pero nunca se ha escrito nada, que yo sepa, sobre el antiguo Convento de San Francisco.

Hemos oído hablar a nuestros mayores de que existió un convento de franciscanos en el lugar o cerca de donde está ubicado el camposanto de hoy, pero nadie ha dado pelos y señales de tal convento.

Y no cabe ninguna duda de que estuvo allí, ¿Dónde? ¿En qué sitio? ¿De cuándo databa? ¿Cuándo se deshizo la Comunidad? Todas estas interrogantes me

Orden Tercera de San Francisco

Por Salvador Hernández González. RG año 1998

Fue fundada en 1621. Estaba compuesta por “la gente más principal, eclesiástica y seglar”. Los cultos de esta Orden se practicaban en la iglesia del convento de la Piedad, rezándose todos los domingos “la corona de Ntra. Señora, consistente en siete de los Misterios del Rosario y realizándose algunos ejercicios de penitencia y actos de caridad con los pobres. El número de hermanos ascendía a unos setecientos, entre ellos treinta y ocho clérigos. Entre los miembros ilustres de esta Orden Tercera destacan: don Enrique Enríquez, fundador del convento de la Piedad, en cuyo archivo se conservaba su testamento, y Diego de Ortega Bondéjar, varón muy penitente y de particulares virtudes. De éste último cuentan: “Que antes de su

Convento de San Francisco

Antonio Gordón Bernabé. RG año 1987

Fray Andrés de Guadalupe nos habla del establecimiento de los franciscanos en Guadalcanal. Igualmente, Fray Juan Benítez, quien señala que el primer Guardián o Superior fue Fray Diego de Arvajas, natural de Hinojosa del Duque (Córdoba)

La fundación fue promovida  por Enrique Enríquez, Comendador Mayor de la Provincia de León de la Orden de Santiago, (tío materno de Don Fernando el Católico y nieto de Don  Fadrique Enríquez y una judía de Guadalcanal apodada “La Paloma”) y su esposa doña María de Luna, en un viaje que realizaron a Guadalcanal en 1489.

El Papa Inocencio VIII concedió Bula en 1491. Se dilató su construcción, por lo que hubo de pedir nueva Bula, que fue expedida por el Pontífice español Alejandro VI el día uno de