Convento de la Concepción

Fundado este convento por un hijo de la villa establecido en las Indias, D. Álvaro de Castilla y Ramos, hijo de Juan de Castilla y de D.ª Leonor Ramos, el 17 de septiembre de 1614, señalándoles 500 ducados de renta. Su mujer, Dª María de Loja y Meneses, otorgó otra escritura en Guanajuato en 1616, quitándole a las religiosas la obligación de asistir enfermos. Por otra escritura de 16 de enero de 1619, fundó una capellanía para este convento.

El 14 de agosto de 1624, llegaron las primeras monjas. En 1646 la comunidad estaba compuesta por diecinueve. El patrono por estas fechas, era don Rodrigo de Castilla.

La capilla del convento consta de una nave cubierta de bóveda de cañón y lunetos y media naranja en el presbítero. En el alta mayor labraron un retablo de yesería de influencia plateresca.

El frontal y gradas estaban cubiertos con azulejos sevillanos de cuenca, probablemente de acarreo. La portada de los pies posee vano de medio punto entre pilastras toscanas y hornacina central. La del lado del evangelio presenta un esquema análogo, con pilastras jónicas acanaladas y ondas serlianas en el entablamento.

El año 1977 fue vendido este edificio al vecino de esta villa, Emilio Rivero Barragán.