Andrés Mirón Calderón | Publicaciones

Andrés Mirón ha resultado ganador de la XXVIII edición del Certamen Internacional de Poesía «Villa de Aoiz»

ABC 15-10-2004 AGB. Aquilino Duque novela una epidemia de piojos en su última obra

La novela, que presenta dosis de humor, se desarrolla en distintas ciudades como Sevilla, Ginebra y Moscú, todas muy bien conocidas por este escritor

SEVILLA. El escritor Aquilino Duque presentó ayer su última novela, «El piojo rojo» (Pretextos), en la que se centra -con un fondo no exento de humor-, en las epidemias causadas por el piojo rojo en los años sesenta y setenta.

Para este autor se trata de una novela «de humor y de historia contemporánea, es como una especie de episodio nacional en una época rica en episodios nacionales», reconoce. La trama de «El piojo rojo» se desarrolla en distintas ciudades, como Sevilla, Ginebra o Moscú: «Son lugares que yo conozco de primera referencia», comenta Duque.

A diferencia del piojo rojo, que fue un tifus que se padeció en la España de la

Conferencia de Andrés Mirón en Guadalcanal

29 de diciembre 1964. ABC de Sevilla, informa de la inauguración de un ciclo de conferencias en Guadalcanal: Ayer tarde se celebró en Guadalcanal la inauguración de un ciclo de conferencias, en el que, bajo el patrocinio del Ayuntamiento de dicha villa, se trataron diversos temas de actualidad cultural. La primera conferencia estuvo a cargo de Don José María Álvarez Blanco, quien, ante un auditorio de unas cien personas habló sobre “Ciencia y Sociedad”. Explicó el proceso evolutivo de la Ciencia a través de los tiempos y su decisiva influencia en la sociedad, pasando después a glosar el papel preponderante que la ciencia ocupa en la actualidad. Resaltó igualmente la trascendencia de la investigación y sus notables repercusiones en la economía nacional. Previamente había pronunciado unas palabras el alcalde, don Francisco Oliva, quien explicó la orientación y los objetivos de este ciclo cultural. Don Andrés Mirón, en Guadalcanal. Continuando el

La iglesia de Santa Ana, declarada monumento histórico-Artístico

Iglesia de Santa Ana – Fot. J.M. García

19 de enero 1976. ABC. Por la ruta de los olvidos administrativos y los otros se llega al ámbito desolado de esos pueblos que tienen su vivir –porque la geografía manda- en la agricultura, y que por ello ahí andan respirando por la llaga, fatídica y explicable, de la emigración. La periferia de las grandes urbes industriales acoge como a esa gente –gente de Guadalcanal, en este caso- que decidió cambiar el esparto de Casa Julio con que ataba su perro por la longaniza de Segovia con que ahora lo ata… Se va la gente, sí; pero quedan los paisajes, los trinos, las fuentes, los lirios, las campanas, el agua, la luz, el arte, la historia. Hoy se inaugura una piscina, mañana se declara en ruinas un monumento, y así vamos, de la

Carta a Andrés Mirón

         Estimado Andrés, cuando sea publicada esta carta, faltará poco para que se cumpla un año, de tu inesperada muerte, un día de otoño de 2004.

         Quien iba a imaginar, que cuando ibas camino de tu pueblo, un irresponsable de la carretera, acabaría con tu vida y la de tu compañera.

         Me impactó tu muerte y por eso te escribo esta misiva, pues odio las necrológicas, ya que supone reconocer la desaparición de alguien querido o apreciado y ya he pasado por otros sufrimientos, incluidos mi padre y una joven cuñada.

         Andrés, nos has dejado… y seguimos sin conocer esa obra tuya, inédita sobre nuestro pueblo Guadalcanal; creo saber los motivos de su no publicación, pero espero que no sea tarde y quizás algún día alguien se decida ha hacerlo.

         Andrés, hacía bastante tiempo que no coincidíamos en el pueblo, y no tuve la suerte de

Palabras de Ignacio Gómez, el día del nombramiento de hijo predilecto de la villa de Guadalcanal, de Andrés Mirón

Soledad y Esperanza Mirón, junto a Ignacio Gómez

El 8 de octubre de 2004, a pesar del agua que me vino cayendo todo el camino desde mi lugar de trabajo -175 kilómetros-, venía contento. Tampoco es que esto sea anormal, porque siempre que vengo a nuestro pueblo, vengo contento y eso mi familia puede atestiguarlo.

Lo que menos me esperaba es que al llegar al Serón, e ir a saludar a un amigo, éste me espetara “Andrés Mirón ha muerto esta tarde en un accidente de tráfico”.

No tengo que explicar lo que sentí en esos momentos, porque muchas de las personas que estáis aquí sentiría lo mismo.

Normalmente en estos actos, todo el mundo presume -algunos con razón, como es mi querido amigo Pepe Álvarez- que ha

Andrés Mirón, premio Jorge Guillén de poesía

24.OCT.1979.- ANDRÉS MIRÓN, PREMIO JORGE GUILLÉN DE POESÍA.

ABC Madrid. (De nuestra Redacción). El poeta sevillano Andrés Mirón ha obtenido el segundo premio Jorge Guillén, dotado con cien mil pesetas, y discernido en Burgos por un Jurado, compuesto por los críticos y poetas José Luis Cano, Miguel de Santiago y Antonio L. Bouza, que ha seleccionado su libro “Concierto para brisa y crepúsculo”, de entre los muchos trabajos presentados. Se concedió un accésit a “Islas”, de Emilio Barón.

Andrés Mirón, el poeta galardonado, nació en Guadalcanal (Sevilla) en 1941 y, en la actualidad, es profesor de literatura en Sevilla. Colabora en diversas publicaciones poéticas y ha obtenido varios premios, entre los que destacan el “José María Lacalle”, de Barcelona; el “Archivo hispalense”, de Sevilla, y el “Bahía”, de Cádiz. Cuenta con una importante obra lírica publicada: “La selva en esta orilla” (1965), “Crónicas de una andadura” (1971), “Las mariposas de